Chakras

¿Qué es un chakra?

Chakra significa "rueda" en sánscrito. Los vedas utilizaron este término para denominar los centros energéticos del cuerpo humano. Hay siete chakras principales y varios secundarios que corresponden con los puntos de acupuntura. Cada uno de ellos se asocia con alguna de las glándulas endocrinas dentro del cuerpo físico.
Estos centros se extienden en forma de remolinos por el campo energético que rodea el cuerpo físico y está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez más elevadas. Cada uno de los chakras tiene una parte frontal y una parte posterior, excepto el primero y el séptimo que su parte es inferior y superior respectivamente. Todos ellos están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal.

Funciones principales de los chakras:

1.- Revitalizar cada cuerpo aural o energético y con ello el cuerpo físico;
2.- Provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia, pues cada chakra está relacionado con una función psicológica específica; y
3.- Transmitir energía entre los niveles aurales ya que cada capa progresiva existe en octavas de frecuencia siempre crecientes.
Cuando el funcionamiento de los chakras es normal, cada uno de ellos estará abierto, girando en el sentido de las manecillas del reloj para metabolizar las energías particulares que necesita del campo de energía universal (energía que también se ha llamado chi, prana u orgón). Cuando el chakra gira en sentido contrario a las agujas del reloj, la corriente fluye del centro hacia fuera, con lo que interfiere el metabolismo. Por tanto, se dice que el chakra está cerrado o bloqueado a las energías que llegan.
La mayoría de las personas tienen tres o cuatro chakras que giran en sentido contrario en un momento determinado. Como los chakras no sólo son metabolizadores de la energía, sino que también la detectan, sirven para proporcionarnos información sobre el mundo que nos rodea. Si bloqueamos algún chakra, no dejamos que entre la información. Por tanto, cuando nuestros chakras fluyen en sentido contrario a las agujas del reloj, hacemos salir nuestra energía enviándola al mundo. Es lo que en psicología se llama proyección.
La realidad imaginaria que proyectamos al mundo guarda relación con la "imagen" que nos hemos formado de aquél a través de nuestras experiencias infantiles, a través de la mente del niño que fuimos. Dado que cada chakra está relacionado con una función psicológica específica, lo que proyectamos a través de cada uno de ellos estará dentro del área de funcionamiento de dicho chakra y será algo muy personal, ya que la experiencia vital de cada persona es única.

Primer Chakra-Muladhara


El nombre sánscrito del primer chakra es Muladhara, que significa "raíz" o "soporte", y se representa como una flor de loto de cuatro pétalos que envuelve un triángulo con la punta hacia abajo, dentro de un cuadrado. El elemento tierra está representado por este cuadrado, mientras que el triángulo invertido denota el movimiento descendente de la energía, que nos mantiene enraizados en el suelo, relacionándonos con la gravedad y con la existencia material. Los cuatro pétalos del loto simbolizan los cuatro elementos existentes en la naturaleza. La deidad que se asocia con este centro es Ghanesa, el dios de la cabeza de elefante que los hindúes creen que nos ayuda a superar todos los obstáculos, aunque también se le asocian el buey y el toro.

El chakra Muladhara se encuentra localizado en la base de la columna vertebral, entre el ano y los genitales y de acuerdo a la tradición hindú, Kundalini (la diosa serpiente, representada a menudo como enroscada) se halla alojada en este chakra y de ahí asciende a través de otros centros de energía, despertándolos de uno en uno, hasta llegar a la coronilla, que es cuando se logra la "iluminación".

El chakra de la raíz tiene como tema central y se ocupa de las necesidades físicas y de la supervivencia básica del ser humano. Dentro del conjunto de los chakras, tiene la tasa vibratoria inferior y está vinculado con el color rojo brillante o negro.

Entre las piedras se le asocian el granate, hematites, pirita, rubí, turmalina negra y obsidiana.

Las partes del cuerpo asociadas a este chakra son los huesos, las piernas, los riñones, la espina dorsal, el colon y las glándulas suprarrenales. Uno de los problemas de salud que tienen que ver con el chakra de la raíz es la osteoporosis; y entre otras disfunciones a nivel emocional, el letargo mental, el "vértigo", la mente descentrada, la inquietud, la dificultad para lograr objetivos.
Este chakra tiene como mandala el cuadrado amarillo y como mantra: lam
Los arquetipos asociados con este centro de energía son el de la Madre Tierra y el de la Víctima, representando ambos las dos caras de la misma moneda: la faz positiva y la negativa.

• La Víctima es vulnerable; está llena de necesidades y carece de raíces. Supone que es incapaz de manejar cualquier tipo de situaciones y que los demás son los responsables de todo lo que les sucede.
• La Madre Tierra está relacionada con la nutrición, la atención y el amor incondicional. Si esos cuidados y ese amor lo empleamos también con nosotros mismos, nos convertiremos en personas gratas y seguras.

Entre sus cualidades negativas nos encontramos con el derecho de estar aquí, de recibir lo necesario, la supervivencia (alimento, bebida, calor humano, trabajo). Un exceso en la energía de este chakra da lugar al ego, a los caprichos, a ahorrar de forma desesperada, a jugar a juegos de azar, a la necesidad de sentirse importante, inseguridad, violencia, ambición, cólera, tensión en la espina dorsal y estreñimiento
Entre las positivas tenemos el éxito, el cuidar y dominar el cuerpo, el vínculo con la tierra, la individualidad, la estabilidad, la seguridad, la serenidad, la salud, el valor y la paciencia.

Tercer Chakra-Manipura


El nombre sánscrito del tercer chakra es Manipura, que significa “gema brillante”. El símbolo hindú de Manipura es el loto de diez pétalos que posee en su interior un triángulo invertido rodeado por tres cruces esvásticas que simbolizan el fuego, encontrándose situado encima del ombligo, en el plexo solar, teniendo como tema central el poder y la energía. A menudo también se representa con un cordero o un león. Está vinculado a Agni, el dios del fuego: un elemento poderoso que transforma al metal en objetos útiles o de gran belleza.
Se relaciona a este centro de energía con el poder y la fuerza de voluntad que tiene que ver con la transformación del ser. Es el poder que reconoce las diferencias, pero que transciende los desafíos de la polaridad, relacionados con el chakra segundo o del sacro, para obtener un nuevo punto de equilibrio.

La relación de Manipura con el cuerpo
El tercer centro resuena con el color amarillo y está ubicado entre el ombligo y la base del esternón. Las partes del cuerpo asociadas a él son los órganos que forman el sistema digestivo y los músculos, así como el hígado, la vesícula biliar, los intestinos, el estómago, el sistema nervioso. Los problemas de salud más frecuentes tienen que ver con las úlceras de estómago, la fatiga crónica, los problemas digestivos, las alergias y la diabetes. Y las disfunciones emocionales: quien sufre problemas en este chakra necesita tener el control sobre todo, es hipersensible a las críticas, padece tendencias adictivas, reacciona con agresividad y sufre de baja autoestima.
Mediante el fortalecimiento y estímulo del plexo solar se puede alcanzar un estado en el cual se eliminan los miedos a las críticas y al rechazo de los demás y se puede fortalecer la propia identidad, para tener la capacidad de enfrentar cualquier problema.

Manipura y las vibraciones de los alimentos
La comida tiene propiedades vibracionales básicas por encima y más allá de su valor como alimento. Estas cualidades tienen ciertas correspondencias aproximadas con los distintos niveles chákricos. Por ejemplo, las féculas están relacionadas con este chakra. Como están destinadas a la conversión en energía, se las vincula con el fuego, el elemento de Manipura. La harina de cereales integrales se asimila mejor que las harinas refinadas. La adicción a nutrientes “energéticos” de efecto rápido como los azúcares simples revelan un desequilibrio del chakra del plexo solar.

Arquetipos del tercer chakra
Mientras que los primeros chakras tenían que ver con nuestras relaciones hacia los demás, el tercer chakra tiene relación con nuestra autoestima y nuestro poder personal. Sus arquetipos son el Guerrero Espiritual y el Esclavo del Trabajo.

• El poder del Guerrero Espiritual está en la fuerza interior, atemperada por la creencia de que la guía de sus actos está dada por un Ser Superior. Esta fuerza aparece con mayor intensidad cuando se enfrenta a desafíos difíciles de sortear.
• El Esclavo del Trabajo depende del reconocimiento y de la aprobación de los demás, ya que ve en los otros las capacidades y el poder que desearía tener, sin ser consciente de que él también los posee. Algunos Esclavos del Trabajo tienen un Guerrero Espiritual esperando el momento de hacerse notar.

Cristales relacionados con este chakra
La metáfora del Sol y su relación con el poder del plexo solar hacen que se relacione a Manipura con el color amarillo. Por lo tanto, las piedras que corresponden a este centro de energía son el citrino amarillo, la pirita, el oro, el ojo de tigre, la calcita miel, la piedra solar y la malaquita.
Entre las mas importantes para este chakra destacamos:
• Citrino amarillo: utilizado sobre el plexo solar, este cristal mejora la autoconfianza y contribuye a superar la atracción hacia las sustancias adictivas. Dentro del plano físico, es beneficioso para los problemas digestivos.
• Calcita miel: se dice que la calcita intensifica la energía de este chakra, ayudando a eliminar cualquier posible bloqueo. En el plano físico, es excelente para los problemas relacionados con disfunciones del páncreas, los riñones o el bazo.
• Piedra solar: es útil para reducir la tensión del estómago y para el alivio de las úlceras.
• Malaquita: cristal verde con unas vetas muy características, si se lo coloca sobre el corazón, favorece la compasión necesaria para asegurarse de no dar un fin equivocado al poder personal.

Cuarto Chakra-Anahata

Anahata significa amor y en sánscrito “sonido hecho sin que dos cosas se choquen” y es una metáfora para indicar la coexistencia de lo material y lo espiritual. Encontrándose situado en medio del Este es el chakra central, pecho o sea el punto medio en el camino de la evolución espiritual. Está relacionado con el amor incondicional y espiritual, siendo éste su tema central. Este sentimiento nada tiene que ver con el egoísmo o la atracción puramente sexual. Su símbolo son doce pétalos de loto que rodean una estrella de seis puntas, es decir, dos triángulos superpuestos. El que apunta hacia abajo representa el espíritu que desciende hacia el cuerpo y el que apunta hacia arriba es la materia que se eleva hacia lo espiritual, hacia lo infinito.
Es el centro de energía más etéreo, que es tan intangible como el aire el cual es su elemento. El animal relacionado con él es el antílope, con sus hermosos ojos y su aspecto ágil y sensible, inquieto y alegre, aunque también se le relaciona con la paloma. Al llegar a este chakra, han quedado los chakras identificados con la tierra, el agua y el fuego.

La relación de Anahata con el cuerpo
Anahata se ubica en el centro del pecho y vibra con los colores verde y rosa. Las partes del cuerpo asociadas son el corazón, los brazos, las manos, el pecho, los pulmones, el timo y, en general, todo el sistema circulatorio. Los problemas de salud relacionados con este chakra son la respiración superficial, la hipertensión, las enfermedades cardíacas y el cáncer. También se asocian a él ciertas disfunciones emocionales, como la dependencia, la melancolía, el miedo a la soledad, al compromiso y a la traición.
Tendemos a pensar que el corazón sólo se ocupa de sentimientos “blandos” e irracionales, por lo cual damos prioridad a la actividad de nuestra mente sin darnos cuenta de que el corazón se conecta con nuestras necesidades profundas. Prestar atención a los sentimientos es vital para mantener relaciones afectivas sanas y respetuosas.

Anahata y las vibraciones de los alimentos
Los diferentes tipos de alimentos tienen diversas cualidades vibracionales que permiten definir correspondencias aproximadas con los distintos niveles de los chakricos. En el caso de Anahata, la alimentación más indicada es la que está elaborada sobre la base de verduras. En especial, las plantas verdes que captan la energía vital de la luz solar, y que por lo tanto representan el equilibrio entre la tierra, el aire, el fuego (el sol) y el agua.

Arquetipos del cuarto chakra
Los arquetipos del cuarto chakra son el Amante y el Ejecutante.

• El Amante es un individuo magnético, radiante y muy seguro de sí mismo. Se los reconoce en forma muy rápida porque uno se siente instantáneamente atraído por su personalidad.

• El Ejecutante es un individuo dependiente que busca en el exterior el amor que supone va a curar sus antiguas heridas. El problema es que tiene un terrible miedo a ser traicionado que le impide disfrutar de sus relaciones afectivas.

Cristales relacionados con este chakra
Las piedras que corresponden a este chakra varían entre el color rosa (relacionado comúnmente con el amor) y el verde (tradicionalmente considerado como un equilibrador psicológico).
Los cristales asociados a Anahata son el cuarzo rosa, la esmeralda, la turmalina verde, la turmalina sandía, el jade verde, el cuarzo aventurina y la calcita verde.

Entre las cualidades negativas
Tenemos que el amor bajo condiciones atenta contra la autoestima de la persona, condicionamiento cultural y religioso. Actitudes de censura ante homosexuales o personas de otras razas.

Entre las cualidades positivas
Nos encontramos el amor divino, el amor incondicional, la capacidad de perdón, el equilibrio, la compasión, la consciencia de grupo, la unidad con la vida, la aceptación, la paz, la franqueza, la armonía y la satisfacción.

Quinto Chakra-Visuddha


Este chakra situado en la garganta es el primero de los centros superiores y está relacionado con la comunicación y la creatividad a través del sonido. Lo que implica que no tiene que ver con la charla sin contenido, sino con el lenguaje que expresa pensamientos con un propósito y con palabras cargadas de sentido y responsabilidad.
El significado sánscrito de Vishuddha es “purificación”; o sea, la purificación lograda con el trabajo cumplido en los cuatro chakras anteriores, que ha generado ideas dignas de ser expresadas.
El símbolo hindú de Vishuddha es un loto de dieciséis pétalos que contienen las vocales del sánscrito, las que se considera que representan al espíritu. Dentro del loto hay un triángulo que representa al discurso, una luna llena y Aira-Vata, el elefante de múltiples colmillos; también se le relacioona con el toro. Este centro de energía también está relacionado con el arte de saber escuchar, lamentablemente bastante perdido hoy en día. Es decir que trata de expresar que, más allá de las palabras utilizadas y de quién las utilice, lo importante es la comunicación en sí misma y el mensaje que dichas palabras contienen.

La relación de Vishuddha con el cuerpo
Este chakra resuena con los tonos claros del color azul. Las partes del cuerpo relacionadas con él son la garganta, los oídos, la nariz, las muelas, los pulmones, el tiroides, el paratiroides, el hipotálamo, la boca y el cuello Entre los problemas de salud asociados a él encontramos el dolor de garganta, el dolor de cuello, el mal funcionamiento de las glándulas tiroides, la hipoacusia, zumbidos en los oídos y el asma. Y las disfunciones emocionales propias del chakra de la garganta son el perfeccionismo, la incapacidad para expresar emociones y la creatividad bloqueada.

El quinto chakra y la vibración de los alimentos
La comida tiene propiedades vibracionales básicas por encima y más allá de su valor como alimento; cuando comemos, recibimos la mayor parte de esta energía. Existe una correspondencia directa entre esta energía y cada uno de los chakras.
Las frutas son el alimento indicado para Vishuddha, sobre todo los cítricos que son ricos en azúcares naturales y vitamina C. Ellas recorren el organismo en menos tiempo que cualquier otro alimento sólido y son especialmente beneficiosas para la garganta ya que la aclaran y ayudan a que se mantenga sana.

Los arquetipos de este chakra
En el centro de energía que tanto tiene que ver con la comunicación existen dos arquetipos que están muy relacionados con la posibilidad de expresar o no expresar con claridad y en forma directa lo que se trata de decir. Estos arquetipos son: el Ser Enmascarado y el Comunicador.

• El Ser Enmascarado es aquel individuo que siempre ríe, es bromista y adopta una visión exageradamente optimista de la vida. En realidad, sólo trata de ocultar su tristeza, ya que siente que son pocos los que lo escuchan y se interesan por él.
• Luego de haber trabajado con los chakras inferiores, el Comunicador transmite con decisión y claridad su mensaje. Sabe que si los demás no le prestan atención a sus palabras no es porque éstas estén vacías de contenido, sino porque quienes lo rodean aún no están preparados para entenderlas.

Cristales relacionados con Vishuddha
Un tema importante del chakra de la garganta es la comunicación en todas sus formas, lo que se consigue con el uso de cristales de distintos tonos de azul. Es por eso que las gemas asociadas son la turquesa, el lapislázuli, el aguamarina, el ágata, la celestina, la sodalita y el zafiro.

Cualidades negativas
Entre estas tenemos cuando se bloquea a la persona desde niño: “esto no se dice”, “esto no se hace”, “mientras hablan los mayores los niños se callan”; se nos niega la expresión, se enseña a guardar secretos. Cuando se traiciona nuestra confianza, poco a poco vamos perdiendo el contacto con nuestro derecho a hablar. Problemas de comunicación y habla, conocimiento mal utilizado, depresión.

Cualidades positivas
Tenemos el poder de la palabra hablada, la comunicación verdadera, expresión creativa en discurso, autoestima, sabiduría, lealtad, honestidad, confiabilidad, gentileza, suavidad.

Sexto Chakra-Ajna

Este es el chakra del “tercer ojo”, ese punto ubicado un poco más arriba del entrecejo y que nos permite “ver” todo aquello que nuestros ojos físicos no llegan a percibir, por lo que tiene como tema central la intuición y la clarividencia. De ahí su relación con el significado de la palabra sánscrita Ajba que es “saber”, “percibir”, “conocer”, “controlar”. El símbolo de este chakra es el loto de dos pétalos, como las alas a los lados de un círculo, dentro del cual hay un triángulo con su punta hacia abajo.
Los pétalos son como los hemisferios del cerebro con el tercer ojo en el centro. La naturaleza física está representada por la luz, en su sentido físico y la esfera tiene que ver con lo esotérico, es el poder ver más allá de lo tangible.

La relación de Ajna con el cuerpo
Se lo ubica ligeramente por encima del entrecejo y vibra con el color añil. Las partes del cuerpo que están asociadas con el chakra ajna son: los ojos, la nariz, las orejas, el sistema nervioso simpático, el hipotálamo, la base del cráneo y la glándula pituitaria. Los problemas de salud que tienen que ver con él son: el dolor de cabeza, la mala visión, las perturbaciones neurológicas y el glaucoma. Entre las disfunciones emocionales podemos citar: las pesadillas, las dificultades de aprendizaje, las alucinaciones.

Relación del chakra frontal y las vibraciones de los alimentos
Es muy difícil recomendar alimentos apropiados para los chakras superiores, ya que éstos no intervienen en los procesos corporales, sino que se vinculan con los estados mentales. Aún más, si uno lo piensa bien, la conciencia no depende de ningún régimen alimenticio en particular. El ayuno, si no es demasiado prolongado, puede resultar favorable a todos los chakras, especialmente al sexto y al séptimo.

Arquetipos del sexto chakra
Los arquetipos del chakra sexto o del tercer ojo son como la representación misma de nuestros dos hemisferios cerebrales. Por un lado, la parte de la razón que se atiene a lo que dicta la lógica y, por el otro, nuestro lado creativo que nos impulsa a adoptar posturas o acciones totalmente nuevas que nos permiten ir siempre más allá. Por lo tanto, los arquetipos son: el Racionalista y el Psíquico.

• El Racionalista es el que no confía en sus intuiciones, su sabiduría interior y sus sentimientos. Se ata a una serie de normas que le quitan la posibilidad de dejar volar su imaginación y que cada vez lo aíslan más de la gente que lo rodea.
• El Psíquico es aquel que no reniega de su imaginación ni de su intuición. Tras haber afinado sus habilidades, suele convertirse en un gran artista, un sanador o un terapeuta de gran renombre.

Cristales relacionados con Ajna
Los cristales que mejoran la intuición y las capacidades psíquicas son aquellos que resuenan con los colores azul y violeta. Por lo tanto, las piedras asociadas al chakra Ajna son: la amatista, la apatita morada, la azurita, la calcita, el zafiro, la fluorita y el lapislázuli.

Cualidades negativas
Entre estas tenemos que lo que vemos alrededor es feo, contradictorio o desagradable. El derecho a ver, porque ello nos ayudará a recuperar asimismo nuestras facultades intuitivas y extrasensoriales, poca concentración, miedo, cinismo, tensión, dolores de cabeza, problemas oculares, pesadillas, los que están desligados del mundo.

Cualidades positivas
Nos encontramos con la realización del alma, la intuición, el discernimiento, la imaginación, la clarividencia, la concentración, la tranquilidad, la sabiduría.

Séptimo Chakra-Sahasrara


La energía Kundalini, en su viaje de elevación espiritual a través de los chakras, va llevando al ser humano desde el primer chakra, que simboliza la existencia más primitiva, hacia arriba, hasta el chakra de la coronilla, donde se encuentra la pureza y la sabiduría del hombre. Cuando se despierta este centro de energía, la persona está abierta a las más increíbles posibilidades del conocimiento, a la infinita sabiduría de lo divino. Este concepto está representado por la palabra sánscrita “multiplicado por mil” y su símbolo es un halo de mil pétalos, sinónimo del infinito, cada uno de ellos sintonizado con los más elevados estados de conciencia. Al llegar a este nivel, el intelecto se abandona al poder de la experiencia apasionada y del “saber más allá del saber”. No es extraño, entonces, que los sabios hayan descrito este estado con los términos de bendición, embeleso o éxtasis.

La relación de Sahasrara con el cuerpo
El chakra Sahasrara está ubicado en la coronilla o parte superior de la cabeza. Vibra con los colores violeta, dorado y blanco. Las partes del cuerpo que están asociadas a él son la parte superior del cráneo, la corteza cerebral, el sistema endocrino, el sistema nervioso central, la piel y la glándula pineal. Las disfunciones físicas relacionadas con este chakra, son sensibilidad a la contaminación, agotamiento crónico, epilepsia y Alzheimer. Y las perturbaciones emocionales son depresión, pensamiento obsesivo y confusión.

La conciencia inmaterial, fuerza primordial del chakra de la corteza cerebral
En Sahasrara nos hemos alejado al máximo del mundo material y de las consiguientes limitaciones espacio-temporales. En este sentido, el séptimo chakra se caracteriza por una máxima versatilidad y puede abarcar una gama mucho más amplia que la de los chakras anteriores. Podremos crear, aprender y progresar desde un lugar interior y sin necesidad de movimiento o cambio exterior.
Esta conciencia inmaterial es la fuerza clave que está detrás de todas las fuerzas existentes en el espacio y en el tiempo, ya que todo lo que creamos y percibimos comienza en el interior de nuestra mente.
Algunos dicen que este chakra es el asiento del alma; otros aseguran que es el punto a través del cual la chispa divina entra en el cuerpo y le aporta inteligencia. De cualquier manera que intentemos describirlo, conviene recordar que su ámbito es más grande de cuanto pueda explicarse con palabras. En estos casos, sólo vale la experiencia directa.

Arquetipos del séptimo chakra
El éxito y la espiritualidad no tienen por qué ser excluyentes. Sin embargo, cuando se busca el primero haciendo uso del segundo, se produce un estado de desequilibrio que ilustra la diferencia entre ambos arquetipos (el positivo y el negativo), o sea entre el Gurú y el Egocéntrico.
• El Gurú es en muchos aspectos quien posee la clave del éxito en la vida, aceptando sus propias limitaciones y teniendo plena conciencia de que todas las cosas pueden llegar a hacerse realidad.
• El Egocéntrico se siente merecedor y artífice de su bienestar psicológico, que está relacionado con sus logros materiales. El problema es que está tan atareado concentrándose en sí mismo que termina quedándose solo y con un gran vacío espiritual.

Cristales relacionados con este chakra
La claridad de la percepción y la autocomprensión conseguidas cuando el chakra de la coronilla funciona apropiadamente tienen correspondencia directa con la transparencia de los cristales. Las piedras relacionadas con este centro de energía son el cuarzo claro, la amatista, el diamante, el jade blanco, la turmalina blanca y el cuarzo de nieve.

Cualidades negativas
Falta de fe y creencias, falta de inspiración, confusión, depresión, poca disposición para servir, senilidad.

Cualidades positivas
Unión con el infinito, elevación espiritual, inspiración, entendimiento, sabiduría divina, idealismo, servicio desinteresado, percepción del más allá del espacio y del tiempo.